Luz y Oscuridad ¿Perú será moderno?

Lima fue fundada el 18 de enero de 1535 en el valle de Rimac por Francisco Pizarro y durante el virreinato español, se convirtió en una capital muy importante en América Latina. Sin embargo Lima ya era un centro poblado pre-colombino que formó parte de la cultura Maranga, quienes hicieron los primeros trazos y la organización espacial del poblado. Los colonos sólo reafirmaron su condición de futura ciudad.

Juan Gunther Doering - 4Derechos de autor  Susana Pastor Brizzolese

I

Durante el virreinato se creó el cargo de virrey para representar al rey de la corona española en sus colonias y seguir las instrucciones de la monarquía, siendo así el primer virrey de Perú nombrado por el Consejo de Indias, Blasco Núñez de Vela, en 1544, quien luego de constantes enfrentamientos entre grupos rebeldes en busca de poder, fue decapitado, hasta que en 1569 llega el virrey Francisco de Toledo con la tarea de reorganizar las colonias, de esta manera logra instaurar la estructura formal del virreinato.

Durante los casi trescientos años de colonia fueron 40 los virreyes que pasaron por Lima, quienes a la par de su misión evangelizadora de los pueblos indígenas, construyeron cientos de templos religiosos, entre catedrales, monasterios y seminarios para las diversas congregaciones religiosas.

El virrey Francisco de Toledo, creó dos importantes instituciones, una de ellas la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, instalada en la Iglesia de Santo Domingo y la segunda la Santa Inquisición, que afortunadamente no existe más.

Con El virreinato se empiezan a formar los primeros cascos urbanos. Es sabido que durante la colonia varias ciudades de la costa fueron amuralladas para evitar el asalto por parte de los piratas y corsarios llegados por el mar. Dentro de estos cascos urbanos se encontraban las viviendas de los colonos españoles, las plazas de armas y las congregaciones religiosas. El pueblo vivía a las afueras, en los campos, dedicándose a actividades agrícolas y de servidumbre.

Con la independencia de Perú el 28 de Julio de 1821 se inicia la era republicana, sin embargo, siendo Perú un país independiente, el acceso a las primeras libertades se consiguieron tras constantes batallas hasta 1826, tiempo en que, la modernidad lleguó por primera vez a Perú en la segunda mitad del siglo XIX. El telégrafo, la luz, el tren, la telefonía y el primer automóvil, fueron posibles gracias a los ingresos obtenidos por la venta del guano.

A finales del siglo XVI ya se contaba con un servicio de alumbrado público en Lima, algo rudimentario, que consistía en farolas que eran encendidas por una persona que trepaba a los travesaños de hierro forjado que se encontraban dispuestos a cierta altura, en las esquinas de la calles.

Siglos después en 1851 durante el gobierno de Ramón Castilla se creó la primera planta de luz a base de gas natural, colocando un total de 500 farolas en la plaza de armas y 4 farolas por calle en las cuadras aledañas. En 1866 las farolas de gas serían reemplazadas por energía eléctrica, colocándose 62 lámparas en la plaza de armas y los jirones de La Unión, Carabaya, El puente y La Plaza Recoleta. La primera planta de energía eléctrica se fundó por iniciativa del empresario de la colonia italiana, Bartolomé Boyo, quien asociado con otros inversionistas textiles inauguró la Empresa Eléctrica Santa Rosa, la primera del Perú.

El telégrafo fue un medio de comunicación muy utilizado entre Lima y Callao en 1857 y años después en 1886, llegó el teléfono, un servició que no era público y que se instaló en palacio de gobierno a modo de prueba. El ingeniero Tomás Unger nos cuenta brevemente “Comenzó el teléfono con una conexión doméstica, una central con una pequeña manivela emitía una señal, se encendía la luz en el tablero y la operadora preguntaba con qué número deseabas hablar, desconectaba un cable y lo conectaba directo al número que solicitabas, así de fácil”.

Así mismo a finales del siglo XIX llegó el primer automóvil en 1899, en el Callejón de Huaylas y a Lima el doctor Ricardo Flores trajo el primer locomóvil a vapor fabricado en 1903 en Massachusetts. Para 1905 las primeras importadoras de autos hicieron su aparición, pronto los carruajes y caballos compartieron las calles con modernos autos que a su vez, permitió que las personas pudieran alcanzar largas distancias en corto tiempo, esto provocó la expansión de la ciudad y Lima empezó a crecer hacia los alrededores. Lima se empezó a descongestionar. Como dato curioso en 1907 se realiza la primera exhibición de autos con la participación de 10 coches. A decir de Tomás Unger “son el teléfono y el automóvil dos factores que han alterado la vida radicalmente”.

Perú posee una gran herencia arquitectónica colonial, es de suponer que representa la influencia española, ¿puedes identificar o te recuerda en algo la arquitectura, las ciudades de Perú a España? “no para nada, lo que veo aquí no representa a España, las construcciones que ustedes tienen las encuentras al norte de África o en las Islas Canarias” me dice Esther Menduiña, arquitecta española, y me lo corrobora Raúl Silva Yepes, Paisajista Trujillano, quién vivió cuatro años en diferentes ciudades de la Madre Patria.

“La influencia que se tiene es de origen Morisca, las casas, las ventanas, los balcones coloniales son de origen Moro e incluso árabe, con muchos mosaicos y azulejos en las paredes” es más, agrega Raúl “en épocas de virreinato, luego de haberse repartido la tierra los conquistadores, al querer traer a sus mujeres, estas se negaron, no querían viajar a lo desconocido, fueron las mujeres de servicio doméstico, la Moras, quienes llegaron, no tuvieron opción”.

Con el paso de los años, el Perú republicano fue perdiendo terreno, las clases nobles, burguesas y adineradas, rápidamente se convirtieron en minorías, el contacto con las ciudades europeas cada vez fue menor, Lima y en consecuencia Perú, cayó en un atraso y paulatino aislamiento; de ser La Ciudad de los Reyes a fines del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX pasó a ser llamada, Lima la horrible.

La explosión demográfica y la inmigración fue un factor determinante para hacer que las ciudades, principalmente Lima colapse. Gustavo Riofrio, Sociólogo peruano por la Universidad Mayor de San Marcos y Urbanista (DEA) de la Universidad de Grenoble, Francia, manifiesta lo siguiente “En las visiones sobre la ciudad del siglo pasado, la idea del caos siempre ha estado presente, aunque con una valoración positiva. Las ciudades aparecían como el lugar del movimiento y la diversidad, de los encuentros y, por cierto, de los desencuentros. Se ha agregado alarma a la incomprensión y el concepto de caos urbano adquiere una nueva significación en la que predomina la idea del desconcierto y la amenaza. El caos no es creativo, sino destructivo”

Foto ArchivoDerechos de autor Susana Pastor Brizzolese

II

Raúl Silva, viajero incesante, posee un vivero, un refugio, una resistencia al cemento y el bullicio de la ciudad, el cual se empieza a sentir amenazado con las construcciones de material noble que van ganando terreno en la zona rural de Barraza, límite con la campiña de Moche y la zona arqueológica de las huacas de El Sol y La Luna.

Desde su jardín Raúl solía mirar la Campiña de Moche y el área arqueológica, hoy solo ve un muro de cemento. La preocupación es grande, diez años atrás la bonanza económica trajo consigo la clase media de vuelta al país, la solvencia económica se vio reflejada no sólo en la capacidad de compra de una familia promedio peruana, se vio reflejada además en la nueva oferta inmobiliaria. La morfología de las ciudades ha empezado a cambiar y parece no detenerse.

“No sé sabe por qué nosotros, y eso no lo hemos heredado de España, los peruanos hacemos ciudades tan feas” Es la reflexión que se hace Raúl Silva, “…teniendo un pasado de tanta belleza no hacemos nada por mejorar nuestras ciudades”

Un comentario muy pertinente acerca de cómo se aprecian las ciudades peruanas hoy en día, antes de ni siquiera haber puesto un pie en ella la escuché durante un vuelo de avión, una compatriota quien regresaba luego de varios años de Escocia, miraba cómo el avión se acercaba a la costa peruana, y el sólo hecho de ver desde arriba el desorden de los campos, las viviendas, la distribución de los barcos en el mar, daba cuenta del descontrol y falta de autoridad con la que se vive en Perú. Ciertamente un comentario demoledor, pero que no se puede negar.

Entonces ¿qué está pasando con nuestras ciudades? Los índices económicos son auspiciosos, la economía peruana muestra un crecimiento sin precedentes, la revista The economist, pronostica para Perú un crecimiento sostenido del 6% anual durante los próximos cinco años.

“Perú es un país sumamente interesante para los inversionistas no solo por sus riquezas naturales y de commodities, sino también por su alta dinámica de crecimiento”, destacó la directora regional para América Latina y El Caribe, de la Unidad de Inteligencia de The Economist, Irene Mia.

Entonces ¿cómo tener un país moderno y organizado? ¿Cómo abordar el tema? Adriana Doig Mannucci CEO Viva GyM. Los medios de comunicación son un factor importante, “Hay un divorcio entre el mundo académico, el espacio público y la realidad, seguramente hay manifestaciones para tratar estos temas pero que lamentablemente no alcanzan, no llegan a los medios de comunicación. Los medios relevan noticias de la farándula y no te dan pistas de temas que pueden ser más determinantes para la vida de la ciudad, no sienten que es su rol, que al ciudadano no le interesa, entonces la radio y la televisión no dan espacios para promover estos debates. Ahora hay un solo tema en discusión, la costa verde, producto de un accidente, pasan uno o dos meses y luego se olvidan.

Esta posición también es compartida por Gustavo Riofrio, quien en el artículo Reinventar la Ciudad lo ve de este modo; “El problema que tenemos para entender la ciudad de hoy no es un asunto de información, sino de enfoque. En nuestros días, la radio nos informa qué sucede en cada lugar de interés y la TV acude presurosa por las imágenes de los hechos luctuosos, sin importar la hora. La situación es paradojal, puesto que la sensación que se ha generalizado y que se propagandiza es la de un caos urbano. En vez de ayudar a entender las cosas, tal parece que cada nueva información las confunde más, lo que se ve agravado por la manera como los medios de comunicación informan sobre la realidad. Los problemas se presentan en pocas y llamativas palabras, mientras que los análisis no merecen titulares”

Es pertinente entonces abordar el siguiente punto ¿Es el boom Inmobiliario sinónimo de desarrollo urbano? Le pregunté a Adriana Doig “ciertamente no, el boom de la construcción es tan desordenado y desarticulado que se encuentran lugares que no cuentan con las escalas correctas, ni las vías, ni las áreas verdes para el disfrute que necesita una sociedad para convivir “… A diferencia de los distritos de San Isidro, Miraflores o San Borja, donde se encuentra el 15% de la población limeña donde hay una clase media alta empoderada, están más ordenadas, pero en los grandes conos, los alrededores, sí, tú sientes un desorden muy grande, una falta de planificación, equipos de trabajo con muy pocas herramientas de conocimiento para poder planificar mejor, es una ciudad bien caótica”

Juan Gunther Doering - 1Derechos de autor Susana Pastor Brizzolese

III

Sin embargo Adriana identifica un lado positivo dentro de la oferta inmobiliaria que se logró a raíz de dos importantes programas del estado como “Techo Propio” y “Mi Vivienda” y ella nos habla del bienestar y orden de la familia: “El boom inmobiliario hizo una cosa muy buena para crear ciudadanía; para tú recibir el crédito necesitabas demostrar que eras una familia constituida, no necesariamente casada. Por ejemplo, si una mujer antes había estado casada y con un hijo de por medio y él también tenía un compromiso pendiente con otra persona, pese a que ahora ellos están juntos, no podían acceder al programa de vivienda hasta que no resuelvan su situación, o sea no estaba garantizado el hecho de propiedad… Esto ha llevado al reordenamiento en la vida de muchas familias, ahí hay un tema de desarrollo social a través de los programas del estado que me parece bueno destacar”

No obstante ¿en manos de quién estaría la solución? Esta pregunta, me dice Raúl yo se la trasladaría a los urbanistas, Ruben Voerman, Urbanista Holandés, manifiesta dos cosas importantes, él, claramente puede ver hacia dónde va el dinero público, y no es precisamente a los sectores más necesitados. Así como no se explica porque no existe un programa estatal dedicado a la construcción de viviendas sociales para ser arrendadas a las personas en función a los ingresos que percibe.

Por su parte, Raúl, además menciona que durante muchos años, una de las principales características de convivencia del ser humano fue que el hombre se adaptó al paisaje y que ahora esa capacidad se ha ido perdiendo. Pero reconoce que en la mayoría de los casos la invasión o la llegada de la población de la sierra a la costa son las que se han asentado de manera más ordenada y que a través de ellos se puede observar como la población de la sierra intenta replicar sus costumbres y su conexión con el campo cultivando la tierra o criando sus animales.

“Si tu vas a los asentamientos humanos tienes las calles más amplias que las ciudades, si has recorrido Alto Trujillo o Florencia de Mora, ellos tienen las calles más anchas y tienen más verde que aquí abajo” haciendo referencia a Trujillo. “Los inmigrantes de la sierra, y hablo específicamente sobre Trujillo que es lo que más conozco, ellos al llegar a la costa y al encontrar sus terrenos lo primero que hacen es sembrar, si tú miras La Esperanza desde la carretera panamericana y miras hacia la parte alta de los cerros, ves que todo es verde, tiene más verde que Trujillo, lo que si no tienen es una trama urbana diseñada… son campesinos, un antropólogo le llamaba el jardín del inmigrante de la sierra, siembra su maíz, siembra su ají, que no le debe faltar para comer con la papa y la guaba, son terrenos de 300, 500 m cuadrados, se enfrentan incluso a la escases de agua. No han esperado a la municipalidad llegue a poner los parques, ellos solos han sembrado”

Lima la Horrible, es una frase que se desprende del título del ensayo de Sebastián Salazar Bondy, publicado en el año de 1964 en México y diez años después en Perú por Populibros. Una frase, un título que sacó roncha a la clase política y sociedad peruana de entonces, pues la aguda crítica sobre lo que realmente significaba vivir en la Lima de esos años era algo que nadie podía soportar, mirar al espejo y resistir lo que en él se veía. En consecuencia, si Lima era así, todo el Perú era así. Dentro las páginas de Lima la horrible, Sebastián Salazar Bondy reflexiona sobre Lima, sus espacios y el concepto de ciudad de la siguiente manera:

“Pero ninguna ciudad es únicamente su marco geográfico ni simplemente su paisaje urbano, sino sus gentes, y si el primero es prácticamente inconmovible y actúa sobre la materia humana modelándola mediante prolijos golpes, el segundo es como una caligrafía en cuyos rasgos es dable descifrar la incógnita de un espíritu colectivo, de una cultura que suma y condensa individualidades, clases y épocas. El medio natural influye en los hombres y los hombres la replican en urbanismo y arquitectura. En el intercambio, lo humano, que es lo que nos interesa, queda inscrito documentalmente. Y Lima—naturaleza y ciudad—es así: una tregua en el arenal, un latido en la soledad, una sonrisa en la adustez de cielo y tierra. Un dicho popular español la consagró como el postrer hito visible del universo: lo inaccesible y distante está, según él, más lejos que Lima.” Sebastián Salazar Bondy, Lima la horrible, Cap. VII

E l camino hacia un Perú moderno, tal como lo menciona Salazar Bondy, no solo está representada por el espacio físico, lo es sin lugar a dudas la gente que lo habita, pasa además por el sentido de pertenencia de los espacios públicos, sentir que son parte de todos y que debemos cuidar el bien común, algo que lamentablemente no sucede.

Durante la campaña de limpieza de playas del 02 de Marzo de 2014, realizada por la asociación Conservamos por Naturaleza, 150 voluntarios en su mayoría extranjeros recorrieron las playas de Huanchaco para limpiar, separar, clasificar y pesar la basura dejada por los bañistas siempre que visitan la playa.

Rafael Pérez Risco organizador de la campaña en la ciudad de Trujillo, comenta lo siguiente: “Varios amigos surfistas hoy por la mañana se acercaron a decirme: Hey Brother que bacán, nosotros te vamos ayudar, vamos a estar contigo apoyándote, hace unos días estábamos en el mar y el agua olía horrible, hay mucha basura. ¿Adivina cuantos vinieron?, una mano me basta para contarlos. ¿Ves? ellos que son surfers, que ven lo que está sucediendo no les interesa participar, no se comprometen. Solo decían, ¡si Cholito, ahí estaremos cholito, mostro, mostro! Pero lo más gracioso fue que cuando estábamos juntando la basura, encontramos tirado en la arena un empaque de los guantes que habíamos repartido a los voluntarios para hacer el recojo de la basura, ja ja ja nos reímos pero tomamos la anécdota como un descuido, suponemos que no fue al propósito”.

Al cabo de una hora de haber culminado la tarea de limpieza, un grupo de voluntarios comentaba, seguro que si vamos ahora a caminar por la arena vamos a encontrar basura otra vez.

Es inevitable reconocer que Perú sigue creciendo, además de Lima son en las ciudades de Trujillo y Arequipa donde más se construye, esto en cuanto a la costa. Pero el fenómeno es diferente en la sierra salvo Cajamarca que ha crecido sin control, Cusco en cambio es la segunda ciudad que presenta un crecimiento en infraestructura pero orientado más al servicio turístico, al igual que Iquitos en la selva. Tal como lo mencionó Raúl, que son la inmigración serrana la que al llegar a la costa para establecerse, empezó a cultivar y continuar en cierto modo con su costumbres de vida, de igual modo se observa la influencia en cuanto a la forma de construir los nuevos edificios en ciudades de la sierra, como en el caso de Cajamarca, donde la mayoría de torres habitacionales se levantan con la misma estética que en la costa.

31 fotografo RAFAEL PEREZ RISCO_filtros de cigarro..cada uno contamina 8 litros de aguaFoto: Rafael Pérez Risco

IV

¿Existe algún criterio profesional para que este tipo construcciones se hayan dado de este modo? ¿Es pertinente que la auto construcción de viviendas sea lo que predomine en el crecimiento urbano y que no se tenga en cuenta las diferencias geográficas, climatológicas y culturales para que sean trastocadas sin discreción?

“…Un tema que influye bastante son las universidades, los profesores que se tienen como referentes; hay una universidad particularmente que me da pánico, veo los estudiantes que salen de ella, los edificios que están construyendo y el estropicio que están causando en la ciudad…” declara preocupada Adriana.

En mi caso – dice Manuel Salazar, bachiller en arquitectura, veo que los multifamiliares se parecen unos a otros, cumplen requisitos básicos pero no se ocupan de la calidad de vida, cómo podrían vivir las personas o como se van a sentir; los promotores construyen departamentos donde ellos nunca vivirían, pero si los venden.

Desde una perspectiva más personal de lo que es mi búsqueda en la arquitectura, te diría que es frustrante, declara con seriedad Luis Miguel Rodríguez, quien también es bachiller en arquitectura. Si miro a mi alrededor veo que todos apuntan a construcciones masivas, edificios sin calidad, es desesperante. En la misma facultad te sientes un poco raro, porque ni los profesores apelan a tu criterio personal sobre la arquitectura, algo que se han olvidado las facultades es en orientarnos a alcanzar una arquitectura que nos pueda hacer felices como personas, casi a un nivel inconsciente, que la gente en realidad disfrute su casa.

“Siempre que veía a un estudiante que no sentía pasión por la arquitectura y que se matriculó solo porque le gustaba dibujar, o porque no le gustaban la matemáticas, hacía lo posible por desanimarlo…” agrega Luis Miguel.

En efecto que se puede esperar de las facultades que, tal como lo cuenta Raúl Silva, no están abiertas a la innovación y nuevas ideas. Llegó a la facultad de arquitectura un nuevo director, un argentino, quien me invitó para la instrucción de paisajismo, lo curioso es que al director por innovador lo echaron, no duró ni tres meses y con él me fui yo también, nos echaron. Se ríe al recordar el hecho.

“Lo que se espera de una facultad de arquitectura en este caso, es que los jóvenes profesionales caigan en cuenta de la responsabilidad que llevan en sus manos. “Así mismo se espera que las entidades que tienen a su cargo el plan de desarrollo urbano de una ciudad, incorporen en su equipo de trabajo, no sólo arquitectos, sino urbanistas, paisajistas, sociólogos, antropólogos, hasta psicólogos, diría yo, esto enriquecería la visión de ciudad que necesitamos” menciona Adriana con un tono esperanzador.

Manuel y Luis Miguel, están orientados al diseño de vivienda social. Por un lado Manuel parte de la premisa de que al ser el hombre un ser orgánico y cambia con el tiempo, su vivienda debería responder a este principio, es así que ha trabajado en el diseño de viviendas sociales de bajo costo, las cuales podrán ser adaptadas de pendiendo a las necesidades de los habitantes durante el tiempo que las habitan. De este modo, si una pareja joven, decide vivir en una vivienda de este tipo y con el tiempo llegan los hijos ellos podrán modificar el espacio interior, sumando o restando el número de habitaciones o el área de las mismas de acuerdo a sus necesidades.

Luis Miguel propone, la vivienda social temporal promovida por el estado, pero con finalidad de ser alquilado a personas de bajos recursos y a bajo costo o subvencionado por el estado, utilizando espacios públicos que podrían o no estar abandonados o que podrían ponerse en valor dentro de la ciudad, garantizando así el acceso a la vivienda y servicios básicos que toda familia necesita para vivir dignamente y permitiendo que los padres se concentren en el trabajo y la educación de los hijos. El tiempo máximo en que las familias podrían hacer uso de ellas es de 10 años, y lo que se busca es que durante ese tiempo las familias logren capitalizar sus ingresos hasta que puedan hacerse de una vivienda definitiva y dar paso a nuevas familias que necesiten de este soporte habitacional.

En conclusión ¿Es posible hacer de Perú un mejor país? Yo creo que sí, y creo que es posible, no sé si te acuerdas de Paco San Martín y el trabajo que hizo en Magdalena de Cao, que está ubicado en el valle de Chicama, el valle más grande de la costa peruana con más de 48 mil hectáreas. Distritos como Roma, Casa Grande, Chocope, Cartavio, etc, todos sufrieron un deterioro por 40 años, ¡fue un desastre!, menos Magdalena de Cao, ella estuvo aislada, protegida y con la Huaca de El Brujo, ella empezó a recibir turistas, afortunadamente el alcalde, con mucha suerte, se pudo juntar con la ONG Minka y con otros actores, que en ese momento fue la Fundación Wiese, para controlar y planear como debería ser el crecimiento de Magdalena de Cao. ¡Sí es posible! Ese espacio no se ha prostituido como el resto del valle”, me lo dice Adriana con mucha seguridad en sus ojos.

Yo siempre soñaba- continúa Adriana “si pudiéramos tomar un espacio de Trujillo como Víctor Larco, la gente se contagiaría de lo bueno, así como tú vas a un lugar y lo ves cochino, no te va importar tirar una cáscara de plátano, porque total si todo es una inmundicia, qué más da, del mismo modo, si tú ves un lugar que está bien difícilmente vas a agredirlo. Están pasando experiencias en Lima con el Metro de Lima, línea uno, Cultura Metro, donde la gente cuando entra a este espacio se comporta diferente que cuando está afuera, yo sí creo que hay señales positivas. Ahora usamos el cinturón de seguridad en el auto, algo que hace años era impensable. Lo que necesitamos es una nueva generación de actores profesionales, que entren a espacios como las municipalidades y asuman un compromiso, que respeten las reglas, que no quieran sacar la vuelta a la norma, sino la trampa nuevamente aparece”

Las ciudades se están densificando, las ciudades ya no están creciendo hacia afuera se transforman sobre el terreno que ocupan “Ya hace unos años los arquitectos y los urbanistas vienen hablando de la necesidad de reinventar la ciudad. Nada más cierto. Lima es una ciudad que se reinventa cada día. Para ello, requiere que sus autoridades la entiendan y la ayuden planificando los siguientes pasos en esta nueva etapa de su desarrollo” Gustavo Riofrio.

 Autor: Fasalá

render 16Imágen: Manuel Salazar

14Imágen: Luis Miguel Rodríguez

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s