Coincidencias

Image

Esa es una bitch y él es un pendejo, el otro día lo vi agarrando con otra y la sana de su novia, en casa, lo tiene en un pedestal. Pero si son de inocentes.

Cómo es posible entablar relaciones basadas en el respeto y la confianza cuando es mejor tener confianza en que en cualquier momento te adornarán la cabeza y pasearás con un manto de murmullo a tus espaldas, porqueeeeee… y lleelo bien mi querido lector “Tú eres el último en enterarte”.

Sí, aunque te duela saberlo, tus mejores amigos y amigas ya lo sabían, sólo que no te querían causar más dolor. Sabían que te engañó y te engaña con tu mejor amiga – amigo; con el vecino, sí, ese de enfrente; con la que vive en el piso de abajo, sí, esa que tiene cara de mosca muerta, la que no te llega ni a los talones, pero que ahora te jodió la vida.

Seamos sinceros, para tooooooodos los que creen que se necesita hacer un viajecito de trabajo, viajes de estudio a cualquier lugar, las vacaciones al norte e incluso los viajes en familia, toooooodos aquellos que creen que la distancia es la causa de que tu pareja se haya revolcado con otro… Les tengo una mala noticia, no es preciso hacer ningún viaje para que esto pase.

Sucede que se han dado unas merecidas vacaciones de tu olor, de tu cuerpo, de tus comentarios aburridos, de tus manías odiosas de hacer las cosas y la forma estúpida en la que te ries, de tus celos enfermizos, de la forma en que te has descuidado, de lo conformista que te has vuelto, para luego, disfrutar algo nuevo. Una nueva caricia, una nueva forma de tratar, algo nuevo que comentar e incluso la torpeza más grande, pero que alfin y al cabo eso le hizo sentir, de lejos muy feliz y reconfortado(a) aunque sea por unas horas.

Así que mi querido celoso – celosa de turno, no te gastes pidiéndole que no viaje, que no te deje, que vuelva pronto, que te llame todos los días, porque, todo lo que leíste antes, te puede suceder en un día normal de tu vida y tú ni cuenta te das.

Y para las mujeres que dicen ser mucho mejor que los hombres cuando sacan los pies del plato, porque el fulano no se enterará jamás. Eso, es ahora un mito, los hombres han aprendido las artes de la discreción y otros están tomado cursos de capacitación y todo esto gracias a ustedes mis queridas mujeres, mujeres actuales, independientes, modernas que dejaron ser las lloronas de la historia, las que decidieron nunca más ser las que esperan en casa con el celular al costado de su almohada, gracias a ustedes que decidieron sacarse la etiqueta de puta, para competir de igual a igual en un terreno que, aunque puede ser un poco peligroso, con un poco de psicología, mañana y cintura pueden librarse de los peligros de la noche.

Esto es lo que llamo coincidencias, parto de la premisa que todos los seres humanos somos animales por sobre todas las cosas, que nuestros deseos primarios de discriminación, violencia, amor, odio, exitación, cortejo, apareamiento y cópula, las bloqueamos con la educación, formación de valores, ética y moralidad que, para una convivencia armónica entre seres humanos las ponemos en práctica; nos la inculcan nuestros padres, nos las imparten en el colegio, y nos la recuerda la sociedad en general.

Por lo tanto estas normas impuestas y aprendidas por convención, acuerdos entre la mayoría de seres humanos, están sujetas a excepciones y/o alternativas en las que podemos coincidir para realizar una serie de actividades que nos permitan experimentar fuera del circuito normal de nuestras vidas, tanto personal como profesional. Estas experiencias son de corta duración, llámense vacaciones, cursos de verano, carnaval en Cajamarca, campamento, despedida de soltero(a).

En todos estos casos hay un acuerdo, algunos planeados y otros espontáneos. Puedes planear tus vacaciones, como de manera espontánea ir de campamento; puedes planear ir al carnaval de Cajamarca, como espontáneamente decides bañarte con pintura; puedes planear tu despedida de soltera, como espontáneamente ligar al stripper.

Aquí existen coincidencias que están sujetas a un interés inmediato; coincides con el que quiso ir de vacaciones, con el quiso ir de campamento, con el quiso pintarte el cuerpo y con el stripper que te tomo de las manos para que lo tocaras.

Del mismo modo coincides, con la persona que por alguna razón planeada o no, pero de manera espontánea y de mutuo acuerdo, ligas, agarras, tranzas, estés o no en pareja, tengas o no la costumbre de hacerlo.

El punto es que tener una historia con alguien, no está sujeta al amor que le tienes a tu pareja, a la educación de tus padres, la preparación académica o que si es una gringa o si es una regalada, a que si es un pendejo o un señor respetable. Todos absolutamente todos, coicidiremos con alguien en algún momento de nuestra vida. Y eso no nos califica ni a favor ni en contra.

Es recomendable y de mayor gozo “coincidir” cuando no tienes pareja o pareja estable. De lo contrario te enfrentarás a los remordimientos de conciencia y al ¿cómo pudiste hacerme esto? para todos ellos ¡A llorar a otra parte!

Fasalá

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s